Jesús Muñoz: El PP vasco o la traición por bandera

¿Creen que con Alfonso Alonso cambiará en algo el Partido Popular en Vascongadas? 

No va a cambiar nada, primero porque el PP es como es, y si ha permitido que se aparte un poquito a la tal Quiroga, es para intentar recuperar algo del voto perdido, ya lo han comentado algunos participantes de hoy, como mi amigo Javier García Isaac, España y las víctimas del terrorismo les importa una higa.

Y segundo porque algunos sabemos quién es Alfonso Alonso, un personaje que, recordémoslo, ha sido alcalde de Vitoria durante 8 años, donde se ha permitido que el terrorismo y el separatismo campen por sus respetos, y que la menos separatista de las capitales vascas, Vitoria, ahora haya caído en manos del PNV.

Alfonso Alonso ha sido hasta hace unos meses portavoz del PP en el Congreso, cargo que abandonó no porque le echaran ni porque él discrepara de la política del Partido Popular, sino porque le ascendieron y le hicieron ministro. Es decir, ha sido portavoz y ministro del partido y el gobierno que, sin remontarme más atrás y sin salirme del tema relacionado con el terrorismo, liberó a Bolinaga, perdió el culo para aplicar la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, contra la doctrina Parot, decisión del PP que puso en la calle a decenas de genocidas y violadores en serie. Portavoz y ministro de un partido y un gobierno que ha permitido que ETA siga siendo legal, ocupe y domine todo tipo de parlamentos y que influya en la política nacional más que nunca. Y podría estar horas hablando de Alfonso Alonso y sus acciones y dejaciones, pero no se lo merece. 

Vamos mejor con lo que han hecho y están haciendo otros personajes del Partido Popular Vasco, y el Partido Popular a nivel general en Vascongadas, ese partido que algún oyente muy vehementemente ha dicho “que no admite a ningún traidor y menos de esta calaña”, refiriéndose a Arantza Quiroga, que, con la anuencia del PP, en su ponencia pedía abrir un diálogo con todos los partidos incluido EH Bildu, y no se exigía condenar a ETA, sino el “rechazo expreso de la violencia”, y si no se le hubieran echado encima algunas víctimas del terrorismo, hoy seguiría la tal Quiroga siendo presidenta del PP vasco.

Para los que no lo sepan, Borja Semper, sigue siendo portavoz del Partido Popular en Vascongadas, bueno, ellos, por supuesto, lo llaman País Vasco o Euskadi, y Semper ha dicho cosas como que “Bildu no es ETA”, que “el futuro en Euskadi se tiene que construir también con Bildu”, y que “ETA está muerta y solo hace falta ponerle la lápida y la esquela”. Habría que decirle a este Borja Samper aquello de “los muertos que vos matáis gozan de buena salud”, tan buena salud como que ETA está más viva que el PP en particular y, desgraciadamente, que la propia España en general.

También hay que recordar que Iñaki Oyarzábal, secretario general del PP vasco hasta hace unos meses, ese que defiende más los intereses del homosexualismo, esa ideología política imperante de España, que de la propia España, tildó a algunas organizaciones de víctimas del terrorismo como de “radicales y ultras”. Por cierto, Oyarzábal ya no es secretario general del PP vasco, pero no porque le hayan echado, sino porque ahora es nada menos que secretario de Justicia, Derechos y Libertades del Partido Popular. Vamos, otro al que han ascendido en el Partido Popular por ser cómplice de ETA y del separatismo. Esto es el Partido Popular Vasco dentro del Partido Popular a nivel general.

El mismo PP que autoriza manifestaciones como la celebrada ayer en San Sebastián pidiendo la libertad de Otegui y Diez Usabiaga, o que permitirá presentarse a las elecciones a los etarras, mientras a los patriotas nos intenta negar ambas cosas, el manifestarnos, y no precisamente para pedir privilegios para terroristas, y el poder presentarnos a las elecciones.

Y suscribo todas las intervenciones tanto del director de este programa, como de los oyentes, hablando de la culpabilidad del pueblo español en todo lo que está ocurriendo en España. El pueblo español, del que cada vez salen excepciones más magníficas, ya que cada vez hay más españoles que están despertando o tomando la decisión de ser coherente con sus ideas, pero que siguen siendo muy minoritarias si las comparamos con esa inmensa mayoría de españoles que diariamente no hacen otra cosa que quejarse de lo que ocurre a su alrededor, para, a continuación, rechazar a los que intentamos mejorar la situación de nuestra patria, y volver a votar o apoyar, de una manera u otra, a los culpables de esas situaciones injustas de las que tanto se quejan. 

Los patriotas vamos a cambiar España o moriremos en el intento, pero necesitamos la ayuda y la colaboración de aquellos que se sienten partícipes de esa idea de Revolución Nacional que necesita España. Porque España no necesita una simple reforma, sino un cambio radical, necesita una revolución, es evidente y quién lo niegue no ve el problema, por lo tanto no va a resolverlo jamás. Hay muchas maneras de colaborar con nosotros, con apoyo físico, material, con tiempo, con dinero…se puede hacer mucho más por España de lo que parece y todavía estamos a tiempo.

Jesús Muñoz (Jefe de Prensa del Sindicato TNS)

Anuncios