Vuelve la burra al trigo: crucifijos, fosas y abortos

Pedro Sánchez considera imprescindible derogar el Concordato y aprobar una Ley de Libertad Religiosa. Más de lo mismo para la campaña electoral que se avecina.

Hoy en los colegios públicos y concertados –obligados a dejar de ser privados– se ofrece la religión católica como opción en todos los niveles educativos y se imparten –en algunos casos con bastante cordura– asignaturas referidas a la historia de las religiones. Se garantiza la oferta, no se fuerza la demanda. Y en los colegios católicos, pues hombre, es de suponer que si unos padres deciden –verbo ofensivo para la izquierda que lo hace por ti– matricular a su hijo allí es porque querrán que estudie religión católica. Y lo pagan.

Anuncios