Millán Astray, ¿Ni rojos ni azules?

No vamos a hablar de la fundación de Radio Nacional, formada y protagonizada muchas veces por el General Millán Astray, pero sí queremos recordar que se llama “Nacional”, no por pertenecer en pleno a la Nación Española, si no por haber sido fundada por el Bando Nacional durante la guerra civil. Hasta el 19 de enero de 1937, el fundador de La Legión fue jefe del Departamento de Prensa y Propaganda de la Zona rebelde.

A petición del Falangista Dionisio Ridruejo, Millán Astray interviene el 18 de julio de 1938 en el Acto Conmemorativo del ll Aniversario del Alzamiento Nacional, celebrado en Valladolid junto al propio Franco y a Raimundo Fernández Cuesta (Falangista). Famoso fue el escrito del legionario publicado en el Faro de Vigo de 4 de octubre de 1936, titulado“Franco Conductor de España” en el que comenzaba diciendo: “Franco es enviado de Dios, como conductor para la liberación y engrandecimiento de España”.

De los numerosos artículos publicados en el Diario de Navarra:

Por privilegio de Dios lo ostenta un Generalísimo al que todos obedecen y él dice que es lo que ha de hacerse”.

Hablando de NI ROJOS NI AZULES” viene que ni pintado el artículo publicado en la Gaceta Regional el 29 de diciembre de 1936, titulado “UN GOBIERNO FRENTE AL CAOS”en el que dice “En la zona roja del oriente de España impera la anarquía. En la zona Azul liberada de occidente hay un Gobierno, hay un orden y se disfruta de la paz ciudadana.”

En La Gaceta Regional de Salamanca, el 8 de enero de 1937, nuestro personaje escribía:

MUSSOLINI: DUCE DE ITALIA.

FRANCO: CAUDILLO DE ESPAÑA.

HITLER: FUHRER DE ALEMANIA.

Con lo citado hasta ahora creemos que a los que se les ha ocurrido el lema, además de ignorantes e incluso incultos, son demasiado cobardes y advenedizos.

De Millán Astray, durante toda la guerra civil fueron constantes sus loas y alegatos a Italia y a Alemania, que solo fueron superados por su permanente propaganda y admiración a Franco, al que fue fiel hasta la muerte. Se comenta que el día anterior a su fallecimiento nuestro héroe llamo al Caudillo por teléfono y le pidió permiso para morir, lo que sucedió, como se ha dicho, el día siguiente.

El 18 de julio de 1938 escribió un artículo en el Diario Regional de Valladolid que, entre otras cosas, dice “El último baluarte del pérfido comunismo, que emplea todas las acciones y todos los medios ruines, se llama, engañando a los incautos, DEFENSORES DE LA DEMOCRACIA. Y la democracia: la historia y la realidad nos demuestra de manera inevitable que la actual democracia que dicen es la verdadera voluntad del pueblo; y con la capa de la voluntad del pueblo, se encubren las más horribles de las tiranías y el más espantoso de los despotismos. Ahí está Rusia. ¡A qué seguir!”.

Creemos que respecto al Alzamiento Nacional y a su máximo dirigente, Francisco Franco,con lo ya escrito está más que justificado el sentimiento del General Millán Astray, y aunque sea una pequeñísima prueba (porque son cientos, por no decir miles los documentos que lo demuestran), es suficiente para acabar con el daltonismo político.

Ahora queremos pasar a unos tonos más “azulados” y citaremos algunas frases y aforismos cuyo autor también es el fundador de La Legión: “La Falange es el movimiento nacional…. Nacional… Es un Estado Totalitario en el que todos los españoles participarán en él: unos obedeciendo, otros mandando, y todos poniendo siempre por delante los altos intereses de la Patria y del Estado y relegando siempre los intereses particulares o mezquinos, ante el interés general. España será Nacional Sindicalista, que quiere decir: Unión de todos, ricos y pobres, para trabajar juntos, alcanzando el bienestar y la riqueza; pero sin que esta riqueza pase sólo a manos de unos pocos privilegiados… Justicia Social.Todos los españoles, ricos y pobres, que ya siempre formarán una sola clase social, tendrán derecho a la cultura, que es el pan de la inteligencia, y el Estado español favorecerá y facilitará a los pobres que lo deseen y lo merezcan, los medios económicos para que a pesar de su pobreza puedan adquirir la cultura conveniente para poder mejor servir a la Patria.”

Parte de una intervención radiofónica del General Millán Astray: “Decidme, rojos: cuando lleguéis a casa por la noche, después de haber presenciado, tomado parte o haber presenciado las torturas, el martirio, el ver quemado vivo o acribillado a puñaladas a un ser indefenso y lleno de terror. ¿Qué sentís? ¿Sabéis, soldados rojos, lo que sienten los nuestros, los azules, los que llamáis fascistas? Ellos (los nuestros) saben que en las zonas ocupadas por nosotros la vida es tranquila, que no hay asesinatos, que no hay torturas, que no destrozamos las fabricas ni los campos, que no asesinamos a los presos, y saben que al que pide perdón le perdonamos —y esto es muy importante sabedlo todos—, rojos y azules, que no están peleando los nuestros por ninguna esclavitud.

¿Y sabéis lo que es el comunismo en Rusia? Trabajar jornadas mucho más largas que las que aquí todos teníais, azuzados a latigazos. ¡Todo para los judíos!

¿Sabéis, socialistas, los que vuestro ideal sea la justicia social, que os den vuestros salarios, que no haya desigualdad oprobiosa de clases: que los poderosos, que los empresarios ricos, que los burgueses adinerados no abusen de vosotros? Pues precisamente para eso están peleando nuestros soldados azules, para que esto no ocurra, ya que en esto lo mismo los unos que los otros tenéis razón. Éste es el lema que lleva en la punta de su lanza nuestra bandera: «Justicia social», amor entre clases; que España sea España; que no se presten los españoles a ser instrumento, el puñal, la tea, la hoz, el martillo, que son las armas que los judíos rusos han elegido para ponerlas en vuestras manos inconscientes”.

SEGUIMOS CON EL AZUL

En un encuentro entre Millán Astray José Antonio Primo de Rivera, le dice el Legionario al Falangista. “José Antonio, tengo el honor de comunicarte que me ha notificado el Juez instructor de la causa contra los revolucionarios de Asturias, que en la redacción de El Socialista de Madrid encontró una lista negra en la que tú figurabas con el número uno y yo con el número cuatro…”. Más o menos todo el mundo se figura para qué era esa lista negra.

El 28 de agosto de 1937, el Periódico El Faro de Vigo publica un discurso de Millán Astray, en el que entre otras cosas dice “Vengo a este acto a daros cuenta y a expresaros lo que para mí significa mi incorporación, como militante, a La Falange Española Tradicionalista y de Las JONS”.

Creemos que con todo lo anterior hay más que suficiente.

Para alguno esto es NI ROJO NI AZUL. Millán Astray era tuerto pero otros son daltónicos.

¿Y Yagüe qué? ¿Tampoco tenía color?

 

Carlos Rodríguez.

Anuncios